miércoles, 5 de agosto de 2020

Nadie

No hay búsquedas, 
no hay nada.

Se me revuelve el alma,
transmutando el placer,
de la oscuridad enojada,
de la boca del pez.

Miércoles, como si fueran Lunes,
Lunes como si fueran viernes,
el desborde de la vida se atraviesa ante los mil mares,
torrenciales mentes,
vivencias y atares.

Y aqui existimos,
viva como siempre,
ronca como nunca,
loca como nadie.


El ruido

El ruido toca mi piel como espasmos,
Que se aman cada vez que se tocan,
Y aquí estoy yo
Renunciando a todos los nombres.

La vida un poco feliz,
Sorrozando la verdad
Validando mi ansiedad
Queriendo la soledad

El ruido toca mi pecho,
Usando mi eslabón añejo,
Con mi alma vieja,
Con mi boca llana

martes, 4 de agosto de 2020

Gracias

Gracias
Seguimos vivos
Cortando caminos,
Siendo nosotros mismos.

Gracias
Nada nos falta
Tenemos todos los valores
Seguimos luchando
Ante todos los miedos y dolores.

Gracias.

domingo, 2 de agosto de 2020

Cerrar

Cierro los ojos y medito,
aunque mis pensamientos, 
llegan a desdén,
aunque todo este igual,
la vida se encarga de contemplar lo absurdo.

Rio en la búsqueda,
del propio yo,
experimentando la calma,
viviendo la culpa,
liberando la vida.

Las emociones son de flor de piel,
son verdaderas y sanas,
poco alquimistas,
pero vivas, como yo.

Yo,
creyendo en las lunas,
yo,
buscando la vida,
mi propio deseo, mi propio amor.



sábado, 1 de agosto de 2020

Traición

Eres sagaz, lleno de piedad.
Frió como la nieve,
embaucador infame,
corazón revuelto,
testarudo imperfecto.

Abandono el desacierto,
la poca contemplación,
revivo las murallas 
y me toco el corazón.

Llegaste a la gloria,
la boca del desaire,
el beso del cobarde,
la sabia infinita.

Adiós desdichado,
dejo de apretarte la mano,
revivo el dolor,
culmino la traición. 

Tengo frío y rabia consumidora.
Una incredulidad insostenible.
Un sin filtro, abrumante.
Una lengua filosa.

Con todo o nada.
Responsabilidad afectiva.
Cuática.
De verdad.
Pesada infame.

viernes, 31 de julio de 2020

Huyento

Tu dolor, es un recuerdo caucásico mío.
El agua, es la fluidez del cuerpo.
El fuego, es mi corazón destrozado.
El aire, es la tranquilidad sozegada.
La tierra, es la fase de conexión abnegada.

Lo reconozco, me olvide de amar.
Me duele el pecho, pero no quiero más.
Ni de ti y de nadie.
Quisiera descansar, cerrar los ojos y olvidar... 

No estoy para el cielo, no tengo ganas. 
Me da lo mismo, huyento todo sin filtro.
Huyento todo de frente.

miércoles, 29 de julio de 2020

¿ En qué creo?

¿ En qué creo? 

Valentina, 29 años cree en las risas de un live de instagram, donde se hablan de trivalidades, y se ríe de la inhóspito de la vida, donde se ríe de historias falsas a cada noche a las 10 pm.

Cuando era pequeña, Valentina creía en la iglesia, rezaba mucho con las monjas caritativas del colegio católico y le pedía siempre a Dios, sustancialmente que le ayudará con la desazón de la amargura de la niñez, que le sacará la violencia, la pobreza, la delincuencia y el trabajo de esclavo del padre, pero nunca llegó Dios, para salvarla, al final se salvó sola.

Ella se salvó sola, por que creía en si misma, y se echo todo la vida encima junto con los problemas y atados de los grandes, y camino y camino, corrió como caballo salvaje, triunfo como estrella, se ganó todas las becas que pudo y llego a la meta y se cansó, pero agotada como carrusel agotado, se pregunto entonces: ¿ Dónde está Dios?  

Se responde entonces, que el Dios patriarcal no existe, por eso, solo cree en ella, en sus perros guachos y en su padre. Cree en la vida y en la muerte, cree en la naturaleza, en la espiritualidad donde dios está en uno, en la meditación y en la perseverancia del constante trabajo. Ella, alma vieja, cree en el conocimiento, en lo real, cree en las personas, en todas las vidas, en el proceso de integración humana y en la transformación de la consciencia universal.
 
Cree en la familia disfuncional que tiene llena de animales, cree en la tranquilidad mental, cree en la bondad del corazón, cree en ganarle al destino, cree en la transformación de los sistemas, en la lucha sin coronarlo como epopeya. 

Susurros

El corazón zozobra mi voz,
como palpitos humanos a viva voz.

Te quiero, aunque el corazón se destroce,
mi mente,
sabe, mil veces,
que tu, no me quieres.
Ningún día de todos mis días.

El destino de mis días,
tiene mi nombre,
entre ruidos somnolientos,
entre reflejos desaciertos,
entre la vida entre susurros.



martes, 28 de julio de 2020

Simple

Eres tan simple, pero inhóspito.
Tan lejano, que no te toco,
tan inmundo, que no te veo.

Me dejaste, como triturada en la roca,
como sin voz en la boca,
como manantial sin agua.

Eres tan triste, 
cobarde que se hunde por si solo.
Infame que sucumbe por la boca,
inerte.. que ya ni me tocas.


Periférica.

Ser periférica.
Vivir siempre en las periferias.
Donde el cuico perdió el poncho
Y donde el flaite no se ubica.
Ser periférica,
Que te corten la luz siempre,
Y extrañes cachurear en las ferias.
Ser periférica 
Y conocer todas las groserias del mundo 
Pero decirlas con clase
Ser rotita,
Y que te rechacen por pobrecita.
Y?
Orgullosa de ser rota, sin perros finos,
Sin cosas finas, sin vacaciones afuera.
Ser rota estudiada, pero rota
Con mil platos diferentes,
Manteles a medio morir.
Lleno de cosas que podrían servir.
Rota y periférica.

domingo, 26 de julio de 2020

La vida

Yo soy luz, insípida al anochecer.
Yo soy corazón, que respira de lo profundo.
Yo soy alma, condensada por otras.
Yo soy tinieblas, revivida en luces.

Las penumbras de mi piel,
recorren la luna, 
revive las penas,
Alimenta mi alma.

Las penumbras de la muerte, 
sacan trizas el corazón,
que se conserva en el frió,
que convive con mi alma, 
con energía de luz y sombras,
la vida,
mi vida.








AFP

- ¿Me van a dar plata?
- No sé...
- Yo tenia 62 millones en la AFP.
- Pero te jubilaste con renta vitalicia.
- Es que no había de otra. Podría morir de hambre hasta el fin de mis días, igual vas a tener que "ayudarme" cuando sea más viejo, ya me duele todo.
- ¿ Qué te duele?
- Me duele los brazos, las piernas, todo. Estoy viejo, aunque tenga 62 años. Trabajo desde que tengo uso de razón, fui el único que saco cuarto medio.
- Si sé, papá.
- Si poh, yo no tenia ni zapatos, me daban todo en el colegio y después tenia que trabajar, limpiando corral de los chanchos, para llevarle quintales de harina a mis otros, 5 hermanos que eran más chicos que yo y saque mi cuarto medio, tu sabes que después me vine a Santiago.
- Yo no tuve lagunas, cotice por 42 años aproximadamente, no sé por que me dan 250.000 mil, que no alcanza para vivir al mes.
- Así es el sistema papá.
- Sistema ladrón, trabaje como esclavo de lunes a lunes en una multinacional de alimentos, y solo me pagaron 11 años.
- y.. ¿ por qué no me van a dar el 10 porciento?
- Si con mi trabajo, enriquece a los más ricos, me endeude para tener casa, al final no me endeudo más, por que terminas pagando dos casas.
- Es injusto.
- Si...

Eduardo, trabajo toda su vida acorde a este sistema, y aunque nunca tuvo vacaciones, por que significaba no tener para comer después, así que se acostumbro a vivir con lo que se tiene. No tendrá el 10 porciento por que firmo con una aseguradora por tener una pensión para siempre, hasta fin de sus días.
Viva Chile.