jueves, 5 de marzo de 2009

Vives.


De tanto hablar en hablar varias proezas resaltan en la especie de extracción humana, desde unos días el misterio de las miradas influye sobre mi en forma amistosa nunca antes vista.
Se supone que en realidad el alma que fluye sobre mi causo estragos, aunque no creo que hayan sido de veneno.
Se supone que la alegría que irradio es naturalmente hecha por mi cuerpo, por mi alma y por lo que me resta de corazón, entonces puedo concluir que la causa de mi alegría es ser como soy, amar lo que hago y amarte a ti de la misma forma que me amas a mi en cada segundo que pasa, pues vives en cada uno de mis suspiros, en cada uno de mis alientos y desalientos, en cada respiro.

1 comentario:

Asis dijo...

hola, he vuelto, jejeje,
ya sabes como abandono mi blog, pero aqui estoy, muy profundo lo q escribes, cuidate y te espero,