domingo, 12 de septiembre de 2010

tranquilidad forzada.


Estoy reflexiva, han pasado días, lunas, soles.
Ha cambiado mi vida en menos de dos meses.
Desilusiones, mentiras, mentiras,
sinceramente no hay palabras, por que no hay nada que decir.

Actitudes confusas de esas mismas dolorosas,
palabras ineptas sin fundamentación
que no pensan, que fueron volubles siempre.

Pero como sea, las horas, días y momentos pasan.
cada día la realidad consta de momentos felices,
así como momentos tristes.

Así que adiós, des comunicación, lucha propia y tranquilidad forzada.

1 comentario:

Mikala dijo...

Se alimentan de nuestra tristeza,
derrumban nuestra cortesía
y se amarran de nuestra poca esperanza.

me gusto!