lunes, 22 de agosto de 2011

Sin aires turbulentos

Despertar y recordar como eran los días soleados, como era todo en los pocos días lejanos.
Florecer, desde los últimos momentos para revivir y renacer, desde el sol sin aires turbulentos.
Vivir, para amar en todos los segundos, crecer en cada pestañazo vació y olvidar las penas remotas, las tristezas lánguidas, renacer en todos los espacios, y evitar morir en todas las horas.

1 comentario:

Oromë dijo...

aqui siempre te esperaran aires no turbulentos