viernes, 28 de diciembre de 2007



Nos encontramos como dos desaparecidos en la oscuridad interminable en el que el tiempo nos jugo una mala pasada. De pronto tomaste mi mano y solo las palabras se hacían vida, como las que ahora escuchamos.

Nunca imagine encontrarte entre tanto bosque y tantas caídas producidas por el tiempo.
No entiendo todavía cuando mis manos tocan las tuyas, somos iguales, iguales de porcelana estampados de miedo y de misterios que ni nosotros mismos sabemos como llegaron a nuestros corazones que aman ver tumbas, que aman a veces saber del otro.

Hay veces que me pregunto como no te había encontrado antes, pero recuerdo que el viento en mi cara me ayuda a saber que solo el soplo llega cuando es necesario, cuando en verdad me hacías falta, aunque tus luceros no los vea en años.

La vida tan heterogénea te da sorpresas inconscientes a veces. Es cuando comparo las tumbas con las casas o cuando se que tu eres tan parecido a mi, pero tan diferentes entre números. Entre miradas con la esperanza de vernos algún día, antes de caer al precipicio de nuestra vida juntos.

1 comentario:

Sher Yhar dijo...

hola
sabes? me gusto mucho tu blog. Tiene buenas entradas y lindas frases que me encantaron.
Si deseas, pasa por mi blog.
SaLudos
=)