viernes, 29 de agosto de 2008

Fría y distante


Fría y distante, súbdita de un reino que jamás existió con
miradas infinitas, ojos de eternidad.
La mujer de épocas tardías, quien solo existe en pensamientos Casta, devota a sus convicciones pulcra como la nieve, sin tacha ni contaminación, mujer sin mácula, mujer medieval.
Concebida por deseos y el éxtasis de la soledad, absoluta soledad, quien coexiste a mis esperanzas, creando ilusiones sueños palpables casi reales pero que son sueños, solo irrealidades.
Sueños que transforman miradas. Desesperanza, desconsuelo, lamentables miradas, amargos llantos como de profecías de condena y muerte.
El dulce sueño que nunca imaginé, de consecuencias desconocidas, nefasta conclusión, dramático final.
Al contemplar tu cielo, tu basto espacio veo como mi cielo se nubla, se cierran mis esperanzas. La majestuosa luz de la verdad no penetra la nubosidad de mi realidad.
Tal caballero del medioevo, arrodillado ante mi celestial sentencia, espero por ti, mientras que por dentro de mi armadura, el suave y aterciopelado acero que forja mi débil vivir, sangro. Fluye hacia la tierra que me vio caer, la sangre que me imbate, maldiciendo mi infortunio de no poderte contemplar, rozar tu piel, respirar tu aire, pisar tu suelo, habitar tu universo, sentir la tibieza de tu sol, guardar cada lagrima, de observar tu triste mirada y desvelarme una eternidad para mirar cada segundo de tu vida, segundos que resplandecen de júbilo y alegría al presenciar tu sonreír, tu observar, tu querer, tu odiar, tu silenciar, tu pensar.

1 comentario:

MuzaKlok dijo...

Mori, escribre verdaderamente muy lindo ud, emm vi un fragmento suyo en el log de la paulina y no pude aguantar mi curiosidad, saludos, le hare un link en mi blog si no le molesta :D